Un espacio para difundir las actividades de los fogolares del mundo.
Un sito per diffondere le attività dei fogolârs ator pal mont.


Una vida dedicada al futbol

El nacimiento de Elena Margarita -Tita- Matiuzzi marcó su vida, llegó a este mundo en casa de sus padres, Ida y Cesare Mattiussi, quienes vivían debajo del viejo estadio de madera del Racing Club de Avellaneda, "inte cjase dongje dal ciamp, in chê volte i fîs a nassevin in cjase e la nestre e jere alì".

Sus padres, originarios de Pavia di Udine, habían emigrado a la Argentina en 1915. Primero fueron a una estancia en Santa Fe, ese mismo año vieron un aviso en el diario La Prensa en el que pedían personas hábiles con la guadaña para encargarse del estadio. El sueldo ofrecido eran $100 mensuales. Cuentan que fueron muchas las parejas que contestaron el aviso, pero la habilidad de Cesare para manejar la guadaña convenció a los empleadores. A Cesare lo contrataron para cuidar del cesped y a Ida para lavar la ropa de los jugadores, preparar la comida, remendar las camisetas y tantas otras pequeñas tareas. El 19 de noviembre de 1919 nacé Tita, quien vivió en, por y para Racing, siempre cerca de los jugadores, veía los partidos y sufría por su club. Pegadita al corner, los miraba jugar desde el césped siempre en el mismo lugar que hoy lleva su nombre

Los escalones de la tribuna eran su patio y el campo de juego su jardín, por eso siempre lo sintió como propio. El estadio fue su hogar. Si hasta cuando se hizo la cancha nueva le ofrecieron un departamento a estrenar en Avellaneda y no quiso aceptarlo. Seguir viviendo en el Cilindro fue su mandamiento más preciado, "lo mejor de su vida", según sus palabras. De tanto andar por allí, se hizo compinche de los planteles. A la muerte de sus padres, Tita quedó viviendo en el club, encargada del estadio. Por su trabajo en el campo, forjó una relación muy cercana con los jugadores durante muchos años. Además era la encargada de la pensión de los chicos de las inferiores de Racing, transformándose en una especie de madre sustituta, porque para ella los jugadores eran también como sus hijos y así los trataba. Alfio Basile dijo que "Para nosotros fue como una madre, estar con ella y hablar era un placer".

En 1967, cuando Racing juega la primera final de la Copa Intercontinental en Glasgow, con el Celtic, los jugadores le pagaron el viaje y la estadía en la ciudad de Glasgow, donde iba a realizarse el partido. La cara de sorpresa de Tita cuando le anunciaron que viajaba a Inglaterra, es un indicio de que ella no esperaba ninguna recompensa por el cariño que le daba a sus chicos. Los acompaño todo el viaje, realizando todas sus cábalas, incluso la de cambiarse de ropa durante el entretiempo, tal como hacían los jugadores. Sin saber si iba a poder cumplirla, se llevó su ropa al estadio y buscó un baño para poder cumplirla. Los acompañó también a Montevideo donde finalmente se consagraron campeones.

Roberto Perfumo, no debe hacer mucha memoria a la hora de indagar sobre la mujer que es sinónimo de Racing: "Estábamos siempre juntos allá en Europa. Nos servía de apoyo con sus charlas y nosotros nos divertíamos mucho juntos. Tita fue alguien que mereció más de lo que tuvo. Era desinteresada y eso no se encuentra fácilmente. Ella hizo más por el club que muchos dirigentes".

Tita falleció el 3 de agosto de 1999, mientras estaba internada en el Hospital Fiorito, lejos de su amada cancha. El 8 de septiembre de 1999, Racing Club recuperó un terreno abandonado, cercano al estadio, al que nombró Predio Tita Mattiussi. El día de su inauguración una bandera en la entrada contenía en cuatro palabras un auténtico sentimiento: “Y Tita siempre está”.  Actualmente allí se entrenan las divisiones inferiores del club.

Nunca se casó con un hombre, porque estaba casada y enamorada de su Racing. Ella también fue parte de la historia gloriosa de la Academia, esa que llevó a un grupo de jugadores a ser los mejores del mundo.

Fuentes:
• http://www.lanacion.com.ar/148270-tita
• http://www.esalocuraracing.com.ar/2012/11/tita-mattiussi-dedico-su-vida-racing.html
• Benandants, coregjonâi dal Friûl Vignese Julie pal mont. Walter Mattiussi.