Un espacio para difundir las actividades de los fogolares del mundo.
Un sito per diffondere le attività dei fogolârs ator pal mont.


Syria Poletti, una mirada entre dos mundos

Su historia es la de tantos inmigrantes. Nacida en 1919 en Pieve di Cadore, en el Veneto, vivió en Sacile, en el Friuli, cuando sus padres la dejaron al cuidado de su abuela para venir a la Argentina. Ella tenía 9 años y fue un golpe muy grande sentirse abandonada por sus padres. Ese sentimiento de abandono, generó un espíritu de rebeldía que la llevaría siguiendo los pasos de su familia hasta Buenos Aires.

A pesar del dolor de la niña, el mundo friulano de su abuela fue un mundo encantado. Ella le transmitió una sabiduría primitiva que juzgaba a los hombres y a la naturaleza con una agudeza que dejó su impronta en Syria. Vivían en una extrema pobreza, haciendo mil tareas para lograr el alimento para ambas. Es la influencia del mundo mágico de su abuela la que inspirará a la escritora.

Un tío la arranca de los brazos de la abuela juzgando que el bienestar material era superior al intelectual. Ella se rebela y escapa, finalmente siendo internada en un orfanato. Se convirtió en una lectora ávida y vió en la literatura una liberación para su alma. Sufrió una escoliosis deformante que vivió como un obstáculo para el amor y a la que pudo superar recién de adulta cuando nace su vocación por la escritura.

Diplomada como maestra a los 21 años intenta viajar a reunirse con sus padres en Argentina, pero su problema físico no la hacía apta para ingresar al país. Viajar se convirtió en una meta dorada. Su hermana mayor, que trabajaba en Milano, hizo el viaje a Argentina y desde Buenos Aires tramitó su inmigración.

Finalmente en 1945 llegó a la Argentina, se estableció en Gualeguay, Entre Ríos y rápidamente se enamoró del paisaje y del idioma. Ejerció como maestra y traductora. Aprendió el idioma al punto de dominarlo ampliamente de manera tal que no se podía distinguir que su lengua materna no fuera el español. Su sensibilidad artística refleja la realidad del inmigrante, figura central de toda su problemática, y señala los rasgos de un medio, a menudo hostil. Su temática incluyó: la comunidad rural friulana y véneta de principios del siglo XX, el papel social de hombres y mujeres, los estragos de la primera guerra mundial, el fenómeno migratorio masivo hacia América, la inserción en el país adoptivo, la sociedad sudamericana de aquel entonces. Con el tiempo se dedicó a la literatura infantil y adolescente, con un lenguaje y temáticas atractivas que respetan al público lector. Tenía la costumbre de visitar colegios, autografiar libros, conceder entrevistas e intercambiar ideas con sus jóvenes lectores. En ocasiones, antes de escribir un cuento, lo narraba experimentalmente ante una audiencia de alumnos, para medir reacciones y contrastar desaciertos. A veces modificaba un final o daba mayor peso a un personaje, de acuerdo con las sugerencias que los niños aportaban durante una visita.

Syria considera su mejor cuento a "El tren de medianoche", publicado originariamente en 1964 en Línea de fuego: "Quizás porque es un fragmento de vida real convertido en ficción: el episodio clave de mi existencia y el punto de arranque de toda mi obra. En ese instante, momento en que mi madre me dejó para reunirse con mi padre en tierras de América, nace el drama y la rebeldía, pero también la revelación de la soledad y su misterio. Fue como si de pronto se hubiesen abierto las compuertas de la vida adulta, y al mismo tiempo, asomara la certeza de otro llamado. Al irse, mi madre respondía a un llamado ineludible. Yo también, con el tiempo, respondería a un llamado".

Su novela "Gente conmigo" fue su obra más reconocida. Decía la autora: "Un libro que se escribe desde adentro, nace porque debe nacer. Hay fuerzas oscuras que impulsan toda creación auténtica. Pienso que toda mi vida no fue más que una larga gestación de Gente conmigo y de Extraño oficio. Esa gestación entrañable, misteriosa, debía plasmarse y salir a luz. Pero creo que nació y maduró en la fragua candente de un sentimiento de asombro y rebeldía frente al absurdo de ciertas situaciones humanas: el desconcierto de la mujer inteligente ante la mediocridad del hombre de nuestro tiempo y de nuestro medio; la soledad de quien está preñado de trascendencia; el abismo entre generaciones; el desarraigo del inmigrante; la injusticia de los convenios establecidos entre América y los países emigratorios, convenios que, en la actualidad, además de despiadados, resultan anacrónicos. Por ejemplo, el casamiento por poder entre una pareja de desconocidos o el veto de ingreso al país a los disminuidos físicos".

Su obra literaria

En 1961 publicó su novela Gente conmigo, que obtuvo el Premio Internacional Losada y el Premio Municipal de Buenos Aires, seleccionada entre las diez mejores novelas sudamericanas por la Editorial Alan Williams de New York y llevada al cine con la adaptación de Jorge Masciángioli y bajo la dirección de Jorge Darnell en 1965. Además fue traducida al alemán, checo, inglés e italiano.
En 1964 publicó Línea de fuego, libro de cuentos que se incluyeron en diversas antologías y fueron llevados a la televisión en varias ocasiones. En 1965 obtuvo en Madrid el Premio Doncel por su libro de cuentos infantiles Botella al mar. En 1969 publicó Historias en rojo que obtuvo el Primer Premio Municipal de Buenos Aires. En 1971 apareció Extraño oficio (Crónicas de una obsesión), novela propuesta para el Premio Nacional de Literatura de ese año. En 1972 publicó Reportajes supersónicos, libro infantil que obtuvo la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores.
En 1974, Syria Poletti fue distinguida por el Gobierno italiano con el título de Gran Caballero de la Estrella de la Solidaridad, por su obra cultural en Italia y Argentina. En 1977 publicó Taller de imaginería y en 1989 ...Y llegarán Buenos Aires.

Sus cuentos y novelas fueron adaptados para TV y radio y traducidos. Escribió especialmente para TV las obras Experta en amor y Adiós invulnerable. Integra antologías, ha publicado trabajos sobre el Friuli y la inmigración italiana y dio conferencias y cursos en países de América del Sur, Estados Unidos, Europa, Caribe e Israel. Colaboró en diarios y revistas, escribió y dirigió programas de literatura infantil-juvenil en radio y TV, dirigió colecciones de libros para niños y ha orientado y dirigido talleres literarios. Su obra ha sido estudiada en ensayos críticos en el país y el exterior.

En 1984 recibió el Premio Estatuilla de Platino de la Fundación Konex por literatura infantil y el Premio Nacional "Sixto Pondal Ríos" de la Fundación Odol" (1). Falleció en Buenos Aires el 12 de abril de 1991. Sus restos fueron velados en la Sociedad Argentina de Escritores y yacen en el cementerio de la Chacarita. Falleció pocos días antes de la presentación de Una Ventana a la Vida en la Feria del Libro, en abril de 1991. Había prometido estar en el acto, pero se cumplió el vaticinio del último párrafo de éste, uno de sus últimos escritos: "Por eso ahora yo desaparezco; vuelvo a mi tren...".

Fuentes:
• http://de-autores.blogspot.com.ar/
• Syria Poletti, el mensaje social. Por María González Rouco.
• Gardini, Walter: Syria Poletti, Mujer de dos mundos. Buenos Aires, Asociación Dante Alighieri, 1992.