Un espacio para difundir las actividades de los fogolares del mundo.
Un sito per diffondere le attività dei fogolârs ator pal mont.

El Gigante Bueno. Una leyenda del box mundial.

Primo Carnera creció en la pobreza, tuvo que emigrar para combatir el hambre, con disciplina, empeño y gran fuerza de voluntad fue capaz de cambiar su vida, transformándose en el primer italiano campeón del mundo.

Nació en Sequals (PN) el 25 de octubre de 1906, siendo el primer hijo de Sante Carnera y Giovanna Mazziol. Cuando enía 6 años sus padres y su hermano Secondo emigraron a Alemania, quedándose con sus abuelos maternos. En Alemania nacen los gemelos Severino y Umberto, quien fallece a los pocos días de nacer. Iniciada la Primer Guerra, los Carnera retornan a Sequals, Giovanna permanece sola a cargo de los tres hijos ya que Sante debe ir al frente a combatir.

Con 17 años Primo emigró a Francia, a la casa de su tía Antonia Mazziol. Comienza a trabaja en lo que podía, carpintero, albañil, pero el ingreso era escaso. Su tío al verlo tan grandote organiza un encuentro de box para su sobrino, pero aún no había llegado su hora.

A finales de 1925, Primo encuentra trabajo en un circo, siendo presentado como el "hombre más fuerte del mundo" en levantamiento de pesas y lucha. Así fue creciendo su popularidad bajo el apodo de "el imbatible Juan, el español". En 1928 el circo hace su presentación en Bordeaux, y entre la multitud se encuentra Paul Journée, ex campeón francés de peso máximo, que lo convence para dedicarse al boxeo.

Carnera aceptó la propuesta y comenzó a aprender los elementos básicos sobre el ring. Jornée, notando las mejoras en Carnera, convoca al manager Leon See para que observe al "gigante" de Sequals, quien lo enfrenta en un entrenamiento con el campeón francés Julyo Poejeshe, a quien derriba en el tercer round.

El 12 de septiembre de 1928 debuta profesionalmente en París y vence en solo 5 minutos a Leon Sebillo. Combatió en distintas ciudades alcanzando en 1929 el récord de 9 victorias y una derrota (descalificación ante Franz Diener, en Leipzig, Alemania). Sus victorias ya habían cruzado el océano y en 1930 se traslada a Nueva York, donde el 24 de enero realiza su primera pelea en territorio norteamericano venciendo a Big Boy Peterson.

Primo Carnera se transforma en mito. Los emigrados italianos y los estadounidenses se convierten en aficionados de Carnera, y en cada una de sus peleas se llenan los estadios. El 10 de febrero de 1933 enfrentó, en el ring del Madison Square Garden, a Ernie Schaaf, un canadiense de origen alemán. En el 13 round Carnera aplica un golpe que deja ko al canadiense. Pero el drama llega luego de dos días de agonía con la muerte de Schaaf. Nadie advirtió que Schaaf traía secuelas de su pelea anterior frente a Max Baer, y la potencia de Carnera fue fatal para el físico del canadiense.

Primo Carnera se siente mal, piensa dejar el boxeo, viaja a Alemania para encontrarse con la madre de Schaaf, quien le entrega un sobre con la bolsa de esa pelea. Aunque reveé la decisión tras un telegrama de la madre de Ernie y la insistencia de sus managers. El friulano se prepara para la pelea más importante de su vida, aunque Carnera nunca volvió a ser el mismo, nunca pudo aplicar toda su potencia en sus golpes, de ahí en más siempre enfrentó a dos contrincantes: el de turno y aquella noche trágica de Nueva York.

El 29 de junio de 1933 en el Garden Bowl del Madison Square Garden de Nueva York, con 70 mil personas, se enfrenan el campeón de peso completo Jack Sharkey y el retador Primo Carnera. En el sexto round, Carnera sorprende a Sharkey y vence por ko, convirtiéndose en campeón mundial de boxeo en la categoría peso pesado, primer italiano en conseguir un campeonato mundial.

Del corazón de los miles de emigrantes italianos presentes surgió un coro: Italia, Italia!!! Un canto que representaba la victoria de Carnera, pero también el triunfo de todos aquellos que abandonaron su patria para buscar una nueva vida, lejos. El fascismo hace propia su victoria, de la misma manera que utiliza los mundiales de fútbol de 1934 y 1938, y la de Gino Bartali en el Tour de France en 1938.

En 1934, Primo Carnera, en Nueva York, pierde el título ante Max Baer, en una pelea dramática para el friulano que cayó 11 veces a la lona. Durante los primeros asaltos Primo resbaló en una de las esquinas, sintiendo un dolor en un tobillo, en estudios posteriores los doctores descubren una fractura, que lo mantiene dos meses hospitalizado en el Columnia Hospital de Nueva York.

En plena etapa de recuperación inicia una gira por Sudamérica, peleando en Brasil, Uruguay y Argentina, donde enfrentó en el estadio de Independiente de Avellaneda a "El gigante de Quilmes" Victorio Campolo. También estuvo en mar del Plata realizando una exhibición en la hoy desaparecida Plaza de Toros, ubicada en Plaza España.

En 1935 es derrotado por Joe Louis, la hora del retiro de Carnera está muy cerca, pero su nombre sigue convocando multitudes. Los médicos le diagnostican diabetes en febrero de 1938 más tarde lo operan y le extirpan un riñón. En plena recuperación Carnera se encuentra solo y descubre que su manager lo dejó quebrado económicamente.

En Gorizia conoce a Giuseppina "Pina" Kovacic, con quien se casa en la Chiesa Parrocchiale de Sequals el 13 de noviembre de 1939, del matrimonio nacen Umberto (en 1940, fallecido en 2009) y Giovanna Maria (en 1943, actualmente reside en Sequals). En 1945 es internado en el Hospital de Udine por un malestar en el estómago, donde es intervenido en una operación delicada y difícil. Carnera comprende que debe abandonar el boxeo.

La estadística dice que disputó 103 encuentros con 88 triunfos (70 antes del límite) y 15 derrotas (8 por ko). Recordando su debut el 12 de septiembre de 1929 ante León Sebilo (victoria por ko) y su despedida frente a Luigi Musina el 12 de mayo de 1946 con una derrota en Gorizia. En 1946 se establece con su familia en Los Angeles (EEUU), y encuentra en la lucha libre una forma de no bajarse de ring. En octubre se suma a la compañía de lucha libre de Joe Toos.

Como luchador, Carnera estuvo en la Argentina, combatiendo frente al "Mono" Gatica en la cancha de Boca y a Martín Karadagían El mundo de la lucha lo tiene siempre como figura y con alta popularidad. En 1957 se convierte en campeón mundial de lucha de la categoría pesado en Melbourne (Australia). Carnera tuvo su paso por Wollywood, filmando 15 películas entre las cuales se recuerdan. Hércules encadenado (1933), Travesía negra (1939), Sin cielo (1940), La corona de hierro (1941), La hija del corsario verde (1941), Los caballeros del desierto (1942), Siete años de felicidad (1943), Dos corazones entre las fieras (1943), El talón de Aquiles (1952), Mañana saldrá el sol (1955), y Hércules y la reina de Lidia (1959).

Primo Carnera, sin encontrar cura a un cáncer que lo consume día a día, regresa a Sequals el 21 de mayo de 1967 y es recibido por una multitud que se concentró y colmó la Piazza. El destino quiso que el 29 de junio, una jornada gloriosa de su vida deportiva, fuera el día de su despedida de este mundo. Primo Carnera se transforma en un mito para los friulanos, una leyenda que nace en Sequals.

Carnera es un gigante de los valores, no solo deportivos, que fueron su guía. El sacrificio, la familia, la honestidad, la generosidad, la determinación de no rendirse jamás y el compromiso de sus raíces. Ha sido un símbolo para millones de emigrantes que partieron como él para combatir el hambre y que vieron al mismo tiempo un ejemplo a seguir. Aquel que se encontraba con sus amigos en la Cantina Al Bottegon, capaz de transformarse de pobre a rico, de peón a campeón, de anónimo a ídolo, convirtiéndose en un mito llamado Primo Carnera.

Escribió Luis Colonello
Fogolar Furlan Mar del Plata - Udinese Club Mar del Plata


"Angelo Colonello, del Fogolâr Furlan de Mar del Plata, cuenta que él le llevaba leña a Carnera en Sequals. Un día un burro le estaba comiendo las uvas de la parra a Primo, quien molesto le dió una bofetada al animal que cayó tendido por toda la cuenta".

« I pugni si danno, i pugni si prendono. Questa è la boxe, questa è la vita. E io nella vita ne ho presi tanti di pugni, veramente tanti...ma lo rifarei, perché tutti i pugni che ho preso sono serviti a far studiare i miei figli. » (Primo Carnera)