Un espacio para difundir las actividades de los fogolares del mundo.
Un sito per diffondere le attività dei fogolârs ator pal mont.

Jacopo Linussio, convirtió al jean en una tela económica y fácil de trabajar en el siglo XVIII

En el siglo XVIII, en la Carnia, surge un emprendedor fascinante que, en pocos años y con mucha intuición, conquistará los mercados mundiales hasta convertir a Tolmezzo -Tumieç- en la ciudad con la fábrica textil más grande de Europa: Jacopo Linussio (1691-1747). Habiéndose formado en fábricas fuera del Friûl, a su regreso convence a los venecianos que le financien el desarrollo de la industria textil local, ya que los cárnicos eran reconocidos por su habilidad y su creatividad en la manufactura textil. Y lo hace en dos direcciones: promover el trabajo femenino domiciliario y reducir una cuarta parte de la cantidad de hilos necesarios para los diseños de las telas, utilizando una sola trama.

La mano de obra barata que no resiente la calidad convierte a sus tejidos muy apreciados por la alta nobleza veneziana, haciendo crecer sus fábricas en poco tiempo y llegando a tener 30.000 empleados. Ampíia su influencia a Moggio, San Vito, Pordenone y Sacile. La Carnia vive un esplendor económico, cultural y artístico que se considera un verdadero renacimiento: palacios, iglesias adornadas con obras de arte, de ebanistería o de órganos.

Siempre atento a las novedades tecnológicas, no dudó en enviara espías hacia Austria para copiar sus adelantos. Además fue un excelente organizador del trabajo, dejando a la casa matriz la tarea de los tejidos más finos y complicados, siendo las filiales las encargadas del trabajo rutinario; de esta manera controlaba los salarios, la calidad y la competitividad de sus productos, reduciendo el costo. Su organización, que hoy nos parece obvia, fue una verdadera innovación y fue copiado por otros.

Entre sus novedades, se le atribuye dar un gran impulso para el nacimiento del tejido moderno del jean. El color índigo era muy usado en la Carnia, entrelazar hilos de algodón blanco y azul en un diseño en diagonal era conocido desde la antiguedad y ya existía una tela de fustán llamada jean (de un deformación del blue de Gênes, azul de Génova, ciudad donde se embarcaba para distribuirla en toda Europa) o denin (contracció dde Nîmes, en Francia) para nombrar un tejido que se hacía en muchas ciudades europeas y que se destinaba especialmente a la fabricación de velas y de pantalones para los marineros.

Lo que hace Linussio es reducir a 1/4 la cantidad de hilos necesarios para tejerla utilizando una sola trama, mejorando la posibilidad de confeccionar prendas con ella y haciéndola más económica y popular. Es por eso que se considera a Linussio como un innovador de la Alta costura del siglo XVIII permitiendo mayor uso de las telas. Especilamente de un especial tela azul que un siglo y medio después con el agregado de rivetes color bronce por Lévi Strauss se convertirá en la moderna tela jean y de la cual se han encontrado modelos similares.

Rechazó los titulos nobiliarios que le ofrecía Venezia por una reducción en las tasas impositivas, casó a su hijo con la hija del mayor productor de índigo de Corfù, para gestionar mejor las entregas de sus telas, construyó puentes en la Carnia y organizó más de 50 centros de selección de las materias primas para el hilado a domicilio. Todo en favor de la competividad de sus productos. Pagaba muy poco a sus empleados pero valoraba bien el dinero al organizar negocios donde compraban lo que necesitaban a menor precio.

Pero su emprendimiento sigue el destino de La Serenissima, cuando ésta cae, se cortan los privilegios de la fabrica y se pierde el impulso que enalteció a la Carnia, cerrando la fábrica en 1815.

Sin embargo, aún hoy pequeñas empresas y artesanos cárnicos mantienen vivo este glorioso pasado produciendo excelentes productos que siguen la gran tradición textil de la Carnia. Respetando los motivos del siglo XVIII y reproduciéndolos manualmente.

Muchos objetos que se produjeron en este renacimiento de la Carnia se pueden encontrar en el Museo carnico delle Arti Popolari de Tolmezzo. Obras de arte, retratos, vestimenta y objetos de uso cotidiano que reflejan esos años de esplendor.

Fuente:

• Folleto Carnia '700 producido por la Città di Tolmezzo y la Regione Friuli Venezia Giulia. Diseño Sandri Disuald

Para ver el folleto completo en pdf, click aquí.

Moneda que mandó acuñar para sus empleados y que valía más que la moneda común. Patrón para la trama de la tela.

Jean antiguo