Un espacio para difundir las actividades de los fogolares del mundo.
Un sito per diffondere le attività dei fogolârs ator pal mont.

Tradiciones navideñas en el Friûl

Son numerosas las tradiciones típicas friulanas en esta época, tanto que solamente mencionaremos algunas de las más difundidas. Muchas, milenarias, que pueden remontarse a los primeros pobladores celtas, en estos tiempos modernos han ido desapareciendo.

En el anochecer del 5 de diciembre en muchos pueblos de la Carnia y de la Pedemontana friulana se festeja San Nicolò. Según la tradición, con una barba abundante y blanca, acompañado de ángeles, distribuía dulces a los niños buenos. No traía grandes regalos, apenas unas frutas secas y algo más. Ni bien el sol se ocultaba tras las montañas, San Nicolò desaparecía dejando a la población a merced de los diablos, i Krampus, que dedicaban la noche a la búsqueda frenética de niños malos. Los Krampus tienen máscaras horribles, sus ropas están sucias y viejas, mientras recorren las calles hacen sonar lúgubremente campanas y cuernos. Esta tradición se mantiene viva en muchas localidades de la Carnia.

De la antigua iglesia aquilense, llega el Missus o novena de Navidad. Durante los 9 días anteriores al 25 de diciembre la comunidad se reúne en el templo para prepararse para la Navidad. La plegaria comienza con el canto del Missus, es decir, el párrafo del Evangelio en el que habla de la anunciación del Angel a María (Lc 1, 26-38). La melodía varía de un pueblo al otro, pero conserva fundamentalmente la entonación propia del canto aquilense.

Otra costumbre muy difundida era el encendido del Nadalin, llamado también Zoc, la noche de vigilia de Navidad. Siendo de origen pagano, fue apropiada por el Cristianismo, dándole un valor bien preciso: el Niño Jesus venía a calentar a cada familia y a cada corazón. El Nadalin es un gran tronco, generalmente de haya, nogal o morera, escogido durante el año y dejado estacionar para garantir una óptima cantidad de calor, pero sobretodo una larga duración. Ubicado en el fogolâr, el nadalin era encendido antes de la misa de medianoche, por el miembro de la familia más jóven, vigilado por aquél más anciano. El nadalín debería mantenerse encendido hasta el comienzo del año, pero habitualmente se podía mantener ardiendo hasta la Epifanía el 6 de enero. La ceniza se depositaba en los 4 ángulos de los terrenos de la familia para proteger la cosecha contra el granizo y los temporales.

En algunas localidades del Friûl, en la víspera de Navidad, los chicos acostumbraban a formar cortejos, que guiados por una estrella -símbolo de la Natividad- montada sobre un asta, iban de puerta en puerta. Los niños entonaban villancicos recibiendo como recompensa frutas y dulces. También se repetía a fin de año, simplemente como otra forma de visitarse las familias entre sí. Actualmente esta costumbre continúa viva solamente en Sauris -en la Carnia-.

Entre los ritos litúrgicos de este tiempo de regocijo, la bendición del agua era muy importante. En algunos pueblos se llevaban a la iglesia grandes tinajas para ser bendecidas, que luego la población guardaba para su uso personal. Se podía tomar como medicamento, para el cuerpo y el espíritu; o llevaba a las casas en frascos y utilizada como amuleto contra enfermedades misteriosas y contra el mal de ojo. A veces, antes de la bendición se hacía una procesión en la que un niño, que recibía el nombre de "la mascarute", llevaba frente a sí una cruz y representaba el ingreso al período del carnaval. Una creencia muy difundida es que los animales podrían hablar en esa víspera de la Navidad.

De todas las tradiciones, el Pignarul es el más espectacular. Se trata de uno de las más antiguas costumbres, cuyos orígenes se pierden en el tiempo, pero podemos sospechar que algo tienen que ver los celtas y sus ritos de fuego. Estaría ligado a la adoración de Beleno, protector de la luz en la mitología celta, una figura muy venerada con ritos y sacrificios relacionados con los ciclos solares. Se enciende una hoguera en la cima de las colinas en su honor, al caer el sol el 5 o 6 de enero. El significado de los fuegos se debe buscar en ritos de propiciación y purificación celtas, después las cenizas de estas hogueras sagradas se esparcían en los campos para alejar maldiciones y garantizar cosechas abundantes. La cristianización del Friûl no extinguió esta costumbre, al punto tal que en algunos pueblos el párroco bendice la hoguera. En la pira se queman ramas, pasto y todo lo que prenda fuego fácilmente, la tarea de prepararlos queda a cargo de los pignarulârs, gente jóven del lugar. Una buena escusa para congregar a toda la comunidad, que suele llevar a bailes y canciones iluminados por el fuego, alejando el frío invernal. La dirección que toma el humo de la hoguera es también motivo de interpretación: "se il fum al va a soreli a mont, cjape il sac e va pal mont; se il fum invezit al va de bande di soreli jevât, cjape il sac e va al marjât", una predicción sobre si el año será bueno o habrá que buscar nuevos horizontes, la migración laboral que caracterizó al Friûl.

El período de la Navidad es además un momento de declaraciones amorosas. Ofrecer agua bendita a una joven después de la Misa de Medianoche o dejar un tronco en su puerta equivalía a una declaración formal.

Una de las costumbres más misteriosas y fascinantes son las Cidulis. Consiste en un antiguo rito, también de origen celta, en el que los jóvenes lanzan desde la altura de una colina, rodajas encendidas de pino o de abeto. Con cada lanzamiento, se acompaña con una filastrocca con augurios afortunados dedicados a un amor secreto, a una pareja real o inventada. Era además, un augurio de buena suerte. Hasta hace poco, los primeros lanzamientos se dedicaban al Santo Patrón del pueblo, al párroco, al intendente y recién después a las chicas a las que estaban destinadas. Ellas esperaban ansiosas escuchar su propio nombre, ser olvidada era una prueba de poco aprecio. Muchas veces se armaban bailes espontáneos y bromas improvisadas por los organizadores del festejo.

El día de la Epifanía estaba acompañado también por dos noches de evocaciones en las que lo sacro y lo profano se mezclan nuevamente. Una es la Messa dello Spadone en Cividale del Friûl, un cortejo histórico con representaciones medievales de más de 250 personas. Durante el día se realizan duelos con armas, espectáculos con canciones en la calle y una maravillosa ambientación medieval de la ciudad. El nombre deriva del hecho que durante la misa, el diácono usa una espada -perteneciente al Patriarca Marquardo di Randeck- en diversos momentos haciendo gestos de bendición y saludo a los asistentes. El Patriarca Marquardo fue un hombre de leyes y unió su nombre a la "Costitutiones Patrie Foroiulii", el cuerpo de Leyes, en gran parte civiles y de procedimiento, que formó el nucleo principal del Derecho Friulano hasta la caída de la República Veneta. La ciudad de Cividale conoció con este patriarca el momento de su mayor fuerza jurídica, cuando en el año 1366 entró a la ciudad por la puerta de San Pietro, con grandes honores y con la presencia del parlamento a pleno. En la catedral se le otorgó al patriarca una espada desnuda como símbolo del poder tempora, quien tomándola virilmente la guardó en una vaina blanca.

La otra es la Messa del Tallero en Gemona. Durante la ceremonia religiosa, el intendente en nombre de toda la comunidad, ofrece a la Iglesia, en las manos del Archipreste, una donación real representada por un talego de plata, como signo de la sumisión del poder temporal a aquél espiritual. La ceremonia es rica en gestos rituales, que han permanecido practicamente inmutables durante siglos.

La rica cultura milenaria friulana nos deja estas tradiciones cargadas de simbología y magia.

Recetas publicadas

La gnot dal Agaçon
Los pronósticos de matrimonio de la noche de San Juan

Il truc
Un juego de la Pascua en Cividale

La Gnot dai muarts
El 2 de noviembre, año nuevo celta

San Nicolò y los Krampus de la Carnia
El 5 de diciembre el bien y el mal conviven

El Nadalín
Una tradición navideña alrededor del Fogolâr

Las tradiciones navideñas en el Friûl
Lo sagrado y lo pagano

El carnaval en el Friûl
Mucho más que una fiesta de disfraces

Las monedas de 200 furlans
Conmemorativas de los 900 años de la Patrie dal Friûl

Osmiza
Compartir un vaso de vino, directamente del productor

Il Cjantarin
La canción de navidad

Santa Lucia
13 de diciembre

Fin de año
Las doce noches sagradas entre Navidad y Epifanía

Las tradiciones de la Pasqua
Truc, Cràzzulis, Gubane

El juego de la mora
Un juego ancestral

Il purcit di Sant Antoni
Símbolo de la solidaridad friulana

La Corsa dai mus
La carrera de los burros de Fagagna