Un espacio para difundir las actividades de los fogolares del mundo.
Un sito per diffondere le attività dei fogolârs ator pal mont.

El Tiramisù

El 17 de enero se considera el día mundial del Tiramisú. Este dulce tan identificado con la cocina italiana nació en Tolmezzo, Udine. Fue inventado por Norma Pielli en el año 1951, quien manejaba junto a su esposo Beppino Del Fabbro el Albergo Roma di Tolmezzo, provincia di Udine. Quien lo bautizó fue Beppino, en su célebre restaurant sobre la Piazza XX Settembre: "=Questo è un dolce che tira su-, disse Beppino" (este es un dulce que te levanta) – recuerda Norma – "-Chiamiamolo tiramisu-" (llamémoslo Tiramisu).
Norma, nacida en 1917, hacía un dulce llamado Torino, que llevaba manteca, chocolate, yema de huevo, leche, etc. Ella lo modificó sustituyendo la manteca por el mascarpone. Y otra cosa fundamental fue mojar las vainillas en café amargo.

El tiramisú tuvo rápidamente éxito: "Veniva gente da fuori, da Monfalcone, Trieste per mangiarlo, assieme a poi tutti quelli che si fermavano al Roma dopo le escursioni in montagna". (Venía gente de fuera, de Monfalcone, Trieste, para comerlo, junto después a todos los que se paraban en el Roma después de las excursiones en la montaña).

Norma en ese momento atendía el mostrador del bar y la cocina, estaba especializada en los dulces. "La prima volta che vidi qualcosa di simile al tiramisu fu tempo dopo in un locale nei pressi di Asolo. Adesso nelle ricette ci mettono anche il liquore, ma non ci va. Il mio era senza". (La primera vez que vi una cosa parecida al tiramisú, fue poco tiempo después en un local cercade Asolo. En las recetas de ahora, le agregan licor, pero no va. El mío no lo tenía).

Así, después de la minestra, tagliatelle y gnocchi caseros, el cordero asado en grasa de panceta, platos que Beppino Del Fabbro incluía en el menú del Roma, se insertó tímidamente, al final, este dulce, destinado en pocas decenas de años a colonizar el espacio del postre en innumerables mesas.

La receta de Norma Pielli

Ingredientes para 8 personas:

• 6 huevos.
• 120 gr. de azúcar.
• 500 gr. de Mascarpone.
• 1 pizca di Sa.e
• 400 gr. de vainillas.
• 3 tacitas de café.
• 1 o 2 cucharitas de Rhum
• Cacao Amargo en polvo.

Preparación
En un bowl batir las yemas de los huevos con la mitad del azúcar hasta lograr una crema. Agregar el mascarpone, uniéndolo a la preparación con una espátula.
Montar las claras a nieve, agregando primero una pizca de sal para lograr que suban. Una vez logrado el punto de nieve, agregar el azúcar restante y la crema preparada al comienzo hasta lograr homogeneizarlos.
Cubrir una fuente rectangular con las vainillas mojadas en el café y el rhum mezclados previamente. Con una espátula cubrir las vainillas con parte de la preparación, e ir alternando capas de vainilla con la crema hasta que ésta sea la última capa.
Espolvorear con cacao amargo, usando un colador, para lograr una capa fina uniforme que cubra la crema.
Llevar a heladera, no freezer, por lo menos 2 o 3 horas. Servirlo frío.

Otros posibles orígenes y sus poderes afrodisíacos

No hay pruebas tangibles de la veracidad de la historia de Norma, actualmente a los 93 años la defiende con una certeza difícil de rebatir. Pero su relato viene a llenar un vacío en el origen de este postre.
Leyendas e hipótesis las hay muchas, incluso algunas que nos llevarían a las "Casas de tolerancia" de la Serenissima Repubblica di Venezia, donde se lo ofrecía para tonificar a los clientes, de allí su nombre.
También se lo atribyen a Siena como postre en honor del Granduca di Toscana Cosimo de' Medici, sin aclarar si también puede relacionarse con temas de alcoba, ya que muchos le otorgan propiedades afrodisíacas.

Recetas publicadas

Crostui de Lidia Zucco

Polenta Brustide

Tiramisù

Birra friulana

Frico Friulano

Jota

Muset

Brovade